domingo, 21 de marzo de 2010

LA ERA DEL CAMBIO DE CONCIENCIA.

La era del cambio de conciencia es lo que yo entiendo como la era de "tomar conciencia". La Humanidad está llegando a un punto en que no puede seguir dormida. Una a una las personas están cerrando los ojos para abrir el espíritu, cuestionando los sentidos del mundo físico para ser receptivos a la llamada del alma. Alcanzamos la era de la tecnología, la conquistamos. Ahora toca alcanzar nuestra propia humanidad, que sinceramente, creo que nos puede llevar más lejos.

Las ciencias: la medicina, la biología, la física, la genética,la astrología... Todas ellas disciplinas de lo empírico, de aquello que podemos medir, cuantificar... Sí, han incrementado nuestro conocimiento del medio, pero...¿qué pasa con todo aquello que no podemos explicar? ¿Lo relegaremos sólo a cuestión de meras coincidencias? ¿Existen más dimensiones de las que conocemos? ¿Podemos los seres humanos conectarnos entre sí más allá del tiempo y el espacio? ¿Lo hacemos ya de una forma inconsciente? ¿Por qué no entender que formamos parte de un Todo y, por tanto, cada uno de nosotros está, ES, parte de cada partícula que nos rodea?

Abstracto. Lo sé. Suena a ciencia ficción, pero creo que todo lo que podemos imaginar es posible si crees en ello, así es el Universo, nos concede el poder intrínseco de crear a cada instante nuestra realidad.La física cuántica ya ha demostrado que si dos partículas que habían estado conectadas, se separan a una gran distancia, permanecen vinculadas. Esto se demuestra por el hecho de que si una de esas partículas cambia, la otra también lo hará en el mismo instante ("Experimento Aspect", 1982)
Nosotros tmbién somos un entramado de partículas ¿Cuántas posibilidades no exploradas tenemos en nuestras manos? ¿Hasta dónde puede llegar nuestra mente? ¿Es nuestra mente el vehículo, la herramienta a utilizar para conectar con nuestras almas, energía en estado puro,cuya existencia es infinita?

He podido observar que la conexión puede ser posible. A diario trato con pacientes en el Hospital. He visto que el dolor físico es algo que tememos todos y ante lo que somos tremendamente vulnerables, y en la mirada de las personas que padecen siempre encuentro lo mismo: no tanto la incapacidad para afrontar el dolor, sino más bien el temor a quedarse solos, a vivir esa experiencia solos. Está en nuestra naturaleza el sentirmos formar parte de algo. El mero hecho de coger la mano al que sufre y transmitirle que no está solo, es un arma poderosa que influye en la misma fisiología del enfermo, pues el dolor disminuye, a veces, hasta desaparece. La conexión existe. Quizá no pueda sentir físicamente lo que el enfermo está sintiendo en su piel, pero sí puedo llegar a su alma, conectarme con ella y acompañarla, y eso es capaz de cambiar toda su experiencia.

Accediendo a nuestra humanidad se abre nuestra mente y queda expuesta el alma. Aquí hay todo un potencial por explorar. No sólo conectamos con nuestro SER, también conectamos con el SER del otro, que también soy yo. Quizás, como el experimento de las partículas, no sólo conectemos con el más próximo, sino también con aquellos que alguna vez estuvieron vinculados a nuestra esencia, como cuando piensas en alguien que hace mucho que no ves y de repente le encuentras al día siguiente por la calle. Atracción. Todo está conectado. Sólo falta tomar conciencia.

18 comentarios:

lara dijo...

eres todo un peligro. eres todo un peligro, porque seras de esas medicos que rompen con el sistema. Escucharas a los pacientes, les haras caso, no les medicaras si no es necesario. estarás con ellos más de cinco minutos, te iras siempre a casa más tarde que nadie y probablemente te dolerá el estomago más de lo habitual y dormirás peor...
Eres un peligro para el sistema, pero serás una bendición para tus pacientes... que no se enteré ningún laboratorio...

Amiscamaradas dijo...

Gracias Lara, me sacas los colores...

loose dijo...

El año pasado escribí algo sobre la conexión. Sobre la sensación que pude experimentar en mis propias carnes cuando, estando en el hospital, él aun sin tomarme la mano...tan sólo pasándola por el espacio que quedaba entre el lugar donde más me dolía en aquellos momentos y su cuerpo, sentí un gran alivio en el alma.

Te dejo el enlace porque no tengo palabras. Tan solo decirte que sí que existe esa toma de consciencia de la que hablas, esa conexión entre partículas, ese "abstracto" que más que eso, yo lo denominaría como "hiperrrealismo", porque esa es nuestra verdadera realidad. Nuestra Esencia, nuestro propio Ser, el vuestro y el mío. Formamos parte del Uno, ya lo decía Lao Tse.

Un beso, niña.

http://elcisneescondido.blogspot.com/2009/07/conexion.html

DEMOFILA dijo...

Hola, guapa, gracías por los ánimos que me das.
Ahora no estoy con ánimo ni para leer tu entrada ni para hacerte comentarios, aún estoy muy apenada, he llorado viendo vuestros comentarios, las lágrimas me nublan la vista.
Un beso muy fuerte, cuando pueda esté mejor de ánimos, te visitaré de nuevo.

Amiscamaradas dijo...

Loose, muchísimas gracias por dejarme tu enlace. Es precisamente a eso a lo que quería referirme con mi entrada. ¿Qué experiencia tan bonita, no?
Gracias.

Demófila, cariño, no te preocupes. Las puertas siempre están abiertas para que me visites cuando desees. Entiendo que en estos momentos no estás para mucha lectura de nada, así que desde aquí te mando fuerza, cariño y mucho ánimo. Te cuido desde aquí.

Dilman dijo...

Todas las preguntas de la edición antes que preguntas son respuestas, históricamente hemos vivido en una dimensión que ya empieza a dar paso a la siguiente. No sé si como investigadora de la salud has tratado con los estados alterados de conciencia. Hay varias vías para alcanzar alguna, unas son espontáneas, otras mediante la meditación o ejercicios de yoga, zen, tai chi etc. Lo cierto es que uno puede regular básicamente la temperatura corporal, el peso, el pulso o el rendimiento físico y las emociones. Luego hay otros niveles, pero todo eso se nos hace un misterio ya que hay mucho embaucador y negociante detrás de estas disciplinas milenarias lo que con el tiempo seguro irá desapareciendo.
No es normal encontrar personas que expliquen estos procesos con tanta normalidad como lo haces en esta publicación.
Fue un gusto haberte encontrado.
Mi abrazo!!!

Gustavo Figueroa V. dijo...

Amiscamaradas:

Maravillosa y profunda post que nos deja la posibilidad de sentarnos a meditar. Como tú ya lo expresaste en mi blog, hemos coincidido, digamos, en la esencia del tema. Sí, definitivamente, yo creo que estamos conectados al Universo, que no somos ni materia ni espíritu (o energía) independientes. Es difícil de entender todo eso pero, también es cierto, que nos falta descubrir y aprender tanto y cada nuevo descubrimiento nos deja perplejos. Quién pudiera decir que no estemos conectados a alguna civilización años luz de nuestro planeta porque alguna vez, tal vez millones de años atrás, estuvimos unidos en una sóla y única forma o energía? El sentimiento de amor, en todas sus manifestaciones, no será acaso la manifestación que viene desde nuestro interior de
que necesitamos conectar con otra parte que por alguna desconocida razón nos atrae?
En fin, podríamos llenar páginas y páginas con muchos argumentos y quizá nunca se entienda bien un tema tan interesante y a la vez complejo, pero, de una cosa sí estoy seguro y es que no somos ruedas sueltas en descomunal máquina del Universo.
Un abrazo compañera.

Amiscamaradas dijo...

Muchísimas gracias a Dilman y Gustavo por sus comentarios y reflexiones. Es verdad que sobre este tema podríamos estar "años luz" hablando.
Dilman me pregunta sobre los estados de conciencia. De forma natural, a lo largo del día, cualquiera de nosotros pasa por distintos niveles de conciencia. Un instante de mirada perdida, cuando te "ausentas" sin querer del hilo de una conversación o cuando estás leyendo y de repente te sorprendes volviendo sobre el párrafo anterior. Son estados semiprofundos donde a veces surge una idea, o te das cuenta de una emoción que está predominando en ti y hasta ese momento no eras consciente. Es curioso, abstráete de los sentidos y puedes crear conciencia.

Es fascinante como cada vez somos más los que, de una forma casi "intuitiva", llegamos a estas consideraciones. No hay pruebas determinantes,pero se intuye un camino a seguir entre todos, porque la parte sólo es parte porque al mismo tiempo forma parte de un Todo.

Un fuerte abrazo. Siempre sois bienvenidos.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo:

Como estoy desvelado me ha dado por visitar tu blog de nuevo. Y de nuevo no dejo de leer excelentes entradas.

Estoy tan de acuerdo con las frases que dices en muchas de ellas (Furia de palabras, Aquí y ahora, Paradoja y esta misma La era del cambio de conciencia) que no podría expresar hasta qué punto.

Leo además que eres médico en el comentario de Lara (que comparto plenamente) y tb algunas de tus lecturas (Punset y otras que citas) y lo cierto es que, a raíz de mi enfermedad, me gustaría recomendarte algunos libros excelentes que podrían interesarte.
Si es así coméntamelo por aquí y ya hablamos.

Por último, hablas de medicina, bilogía, física, genética, astrología, física cuántica y tb podríamos añadir otras muchas disciplinas: la medicina psico-somática, las religiones (bien explicadas y entendidas, lo cual es lo menos habitual), la meditación, el budismo, el zen...

Al final (aunque no lo sepamos) todo transmite el mismo mensaje de maneras diferentes. Simplemente a menudo no sabemos escucharlo.

Enhorabuena de nuevo por tu blog. Un fuerte abrazo. Neo

Amiscamaradas dijo...

Hola Neo, muchísimas, muchísimas gracias por tu visita, tu interés y tus palabras.
En verdad, suelo llamarme a mí misma la "pseudomádico" pues aún soy estudiante de medicina, aunque estoy terminando, esta carrera parece que nunca acaba! jeje

Me alegra profundamente que lo que escribo en el blog sirva para acompañarte en las noches en vela, pues yo también tuve insomnio hace un tiempo y sé lo desesperante que puede llegar a ser. (Yo recurría a la "tri-tila" (es decir, tres bolsitas de té de tila) media hora antes de acostarme.

En cuanto a la lectura y temas propuestos, tomo nota. Realmente me interesa mucho hablar y que habléis y opinéis sobre todo esto. Iré recopilando información.

En cuanto a libros (son mi vicio!!) aquí te dejo algunos titulos a cambio de que me dejes por aquí algunos otros, ¿te parece bien el trueque?

"El oficio de vivir bien" Gaspar Hernández
"El poder del ahora" Eckhart Tolle
"La experiencia descubrimiento" Jhon de Martini
"La última lección" Randy Pausch
"Todo (no) terminó" Silvia Salinas
Cualquier libro de Osho.
"Inteligencia emocional" Daniel Goleman
Pufff, se me escapan unos cuantos... A medida que vaya recordando te digo, seguro que muchos de estos ya los habrás leído. Bueno, un abrazo muy, muy fuerte. Aquí estoy, siempre a tu disposición.

salvadorpliego dijo...

Un escrito para reflexionar y para abrir las puertas hacia los demás. Un placer leerte.

Saludos.

Anónimo dijo...

LECTURAS MUY RECOMENDABLES.

Hola de nuevo:

Aprovecho un rato antes de cenar para enviarte esa lista de libros que te dije (y algunas otras cosas que podrían interesarte). Aunque están todos relacionados, voy a organizarlos por temas:

Psicología:

No diga sí cuando quiera decir no. (Todo el libro en general y páginas 19 y 20 en particular).

Cuando digo no, me siento culpable. (Todo el libro en general. Prólogo y caso de las páginas 14 y 15 en particular).

Sí, puedo decir no. (Todo el libro en general. Capítulo 1 en particular).

Medicina Psico-Somática:

Schiksal als chance (El destino como oportunidad) (No está publicado en español y aún lo estoy buscando pero lo pongo aquí porque es previo al siguiente que te cito)

La enfermedad como camino (El titulo debería ser, en realidad, La enfermedad como mensaje). (Este libro es una guía incomparable para entender las relaciones entre psicología y enfermedades: si hubiera que elegir solamente un libro de todos los que te cito sería éste sin dudarlo)

El mensaje curativo del alma (En cierto modo, segunda parte de La enfermedad como camino)

El poder curativo de la agresión. (En cierto modo, tercera parte de La enfermedad como camino )

Medicina Tradicional China, Homeopatía, y Flores de Bach: No te puedo recomendar ningún libro pero lo que sí te aconsejaría es que explorases esos campos. En cuanto a Flores de Bach sí puedo citar al menos la información que viene en esta página: http://www.enbuenasmanos.com/

Religión: El Yoga de Jesús (Paramahansa Yogananda)

Budismo: El Infinito en la palma de la mano (Matthieu Ricard. Trinh Xuan Thuan). En defensa de la felicidad. (Matthieu Ricard). Hay también muchos otros de muchos autores, como el Dalai Lama.

AutoAyuda: De la autoestima al egoísmo (Jorge Bucay).

Bueno, eso son todos. Igual te preguntas el porqué de esas recomendaciones así que te lo explicaré brevemente y si quieres más información ya hablaremos más adelante.

Ha sido gracias a esos libros (en particular La enfermedad como camino) y esas terapias (que llaman “alternativas”) como he descubierto el origen de una enfermedad incapacitante que he padecido durante largo tiempo (y aún padezco) y que la medicina convencional (aún a fecha de hoy) no ha sabido ni diagnosticar ni mucho menos curar.

Actualmente, gracias al cambio de orientación provocado por estas lecturas, he descubierto su explicación (no sólo de esta enfermedad sino de absolutamente todas las que he padecido a lo largo de mi vida) y estoy empezando a recuperarme.

Si te cuento esto es porque sabiendo que eres médico y con la forma de pensar que refleja tu blog pienso que podría interesarte. Tengo amigos que me han dicho que escriba mi historia (un libro o un blog) y no es algo que descarte hacer pero aún no es el momento.

En fin, eso es todo por ahora. Ya me dirás qué te parece. Un abrazo. Neo.

Amiscamaradas dijo...

Hola Neo. Muchísimas, muchísimas gracias por este comentario, tanto por las recomendaciones, como por tu vivencia que has compartido en este blog de forma tan generosa. Me ha emocionado profundamente.
Curiosamente vengo del cine y me encuentro con tu comentario, he visto una peli: "el mal ajeno". Es de esas pelis que te dejan pensando y con el alma en cueros, y tiene que ver con todo esto que comentamos.
Sin duda, cada día que pasa me convenzo más de que la medicina no está ahí tanto para curar, como para acompañar.
Desde aquí, te mando toda mi compañía, mi energía y buenos deseos para que sigas progresando en tu recuperación y también para que escribas ese libro contando tu historia. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo:)

Vaya, no esperaba una respuesta tan rápida (tan amable sí, por supuesto).

Antes de acostarme decirte dos cosas:

La primera, que estuve a punto de ir a ver esa peli este finde. Al final no lo hice pero tras tu comentario lo haré cuando pueda.

La segunda, que no comparto del todo tu afirmación de que la medicina no está ahí tanto para curar como para acompañar. Creo que la medicina está ahí para ambas cosas.

Sin embargo, creo tb que la enfermedad no sólo es algo inevitable sino (aunque amargo) incluso beneficioso porque puede enseñarnos muchas cosas.

(No recuerdo bien cómo era la frase: algo así como "Si pierdes la batalla, no pierdas al menos la lección").

En fin, quizá esto parezca difícil de entender (a menos que se pase por experiencias como la que yo he vivido) pero no me quiero alargar más. Quizá con la lectura de "La enfermedad como camino" lo entiendas.

Gracias por tus buenos deseos (Casi acabaréis animándome entre unos y otros a ir contando al menos mi historia en un blog mientras maduro lo del libro).

Un abrazo. Neo.

Amiscamaradas dijo...

Neo! Creo que estamos conectados al mismo tiempo! jeje

Entiendo perfectamente lo que dices
con lo de beneficiarse de las experiencias. Precisamente, las más duras, las que nos ponen más a prueba, son las que nos ayudan a crecer, a evolucionar, a ser más sabios. Por ello hay que estar agradecido, incluso a la enfermedad, aunque suene raro. Esto también se explica muy bien en "La experiencia descubrimiento"
Estamos en la misma onda. Buenas noches.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo:

Un par de comentarios más. :)

Hoy fui a hacer unas fotocopias de unos articulos del Diario de Cádiz del Jueves 25 de Marzo de 2010. Tras las fotocopias me puse a leerlos con más calma y uno de ellos habla sobre un trabajo del Laboratorio de Emociones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga estudiando las relaciones entre inteligencia emocional y salud. Una prueba más en mi opinión de que, como tú dices, estamos en la Era del cambio de conciencia.

El otro comentario era en tono de humor y basado en la Astrología. Si (como creo recordar) entramos ahora en la Era de Acuario no dudo que médicos como tú (que por lo que he visto en tu perfil eres Piscis) os moveréis " como pez en el agua". ;)

Un saludo. Neo.

Amiscamaradas dijo...

jajaja, Ahí está! La era de acuario es la era del "fluir", como lo hace el elemento agua, y por tanto, los de piscis somos los auténticos iluminados!!

En cuanto a lo que comentas del periódico, ¡cómo me gustaría participar de una investigación así! Ahí sí que estaría como pez en el agua! (y por cierto, aún no soy médico, sólo soy una estudiante un tanto atípica e inquieta, jeje)

Anónimo dijo...

Pues no sé si tú podrías participar en una investigación así pero yo, desde que leí el articulo, me estoy planteando ponerme en contacto con ellos para visitar su centro, contarles mi historia y proponerles algunas de las lecturas que te he propuesto a ti (en particular, como podrás imaginar, los libros de medicina psico-somática de Rudiger Dalke).

De hecho, mañana he quedado con algunos de los médicos que han llevado mi enfermedad para proponerles una explicación basada en ese enfoque.

Por otro lado, tengo pendiente una charla con una prima mía (médico también e intrigadísima con mi enfermedad) porque desde que le dije que ya entendía su origen y la posible forma de curarla está deseando tener alguna pista al respecto.

Y si te llamo médico (aunque según dices aún seas sólo estudiante) es porque estoy seguro que llegarás a serlo. ;)

Un saludo. Neo.